Todo SUMA, todo APORTA

No escribo hace mucho, es fácil tener miles de cosas en la cabeza y tanto querer expresarlas pero al momento de escribir no vienen palabras a la mente ni temas al presente. Cuando más controlado sentimos tener todo, más enredado se encuentra para expresarlo, solo sabemos que todo está claro y ¡ya! no queremos meterle más cabeza ni hurgar, no vaya a ser que algo se desordene.  Nos complace saber que todo tenemos clarificado, o al menos eso parece.

Seguir leyendo “Todo SUMA, todo APORTA”

Anuncios

Sé que eres un ángel porque siempre brillaste. Sé que eres una ángel porque cuidaste de nosotros en todo momento. Sé que eres un ángel porque nos amaste cada instante. Y sé que eres un ángel porque Dios te hizo perfecta, cumpliste tu misión y el cielo era tu meta. Lo lograste Amor.

Te Amo Malucita

Nuestro Date

En estas semanas desde que tuve el encuentro con el peor de mis temores, he tratado de reflexionar, de conocer mis límites y trabajar en mí, en mis debilidades. Cuando tropezamos surgen más problemas para que aprendamos a lidiar con otros y tengo la certeza de que llegan por un bien mejor.

Seguir leyendo “Nuestro Date”

Un soplo sobre el lienzo

En un mundo blanco y negro impuse mi pincel, con betas amarillas tu cabello dibujé.

Cuantos trazos pude los marqué, y con asombro tu sonrisa ví aparecer.

Ese mundo blanco y negro empezó a embellecer pues tan solo con rayones tu rostro llegó a florecer.

Unos ojos grandes vi nacer, un rostro tranquilo esbozo mi pincel.

No hay vida sin rojo por eso lo pinté y de el un corazón vi nacer.

Dí un soplo sobre la pintura y deseé que mi aliento haga latir ese corazón con el ritmo de las partituras.

Lo que te llevas

(Escrito en octubre de 2016)

Cómo avanzar si tan solo el pensarte me bloquea.

Seguir leyendo “Lo que te llevas”

Mi palomita mensajera

Bastó con leer dos párrafos para entender que el mensaje tenía dedicatoria y que era necesario dejar de herirnos.

Seguir leyendo “Mi palomita mensajera”

1,2,3 o viceversa

Cuando era pequeña mis padres me enseñaron a ser agradecida, por las bendiciones que venían al hogar, por las alegrías que compartíamos, por los obsequios que me daban, por el alimento diario, agradecimientos por finalizar el día, agradecimientos por todo, por lo mucho que gracias a Dios teníamos. Seguir leyendo “1,2,3 o viceversa”

¿Y ahora qué somos?

Recuerdo ese momento en que nos dimos cuenta que éramos inseparables, yo reía contigo y tú reías conmigo, que divertido era saber que podíamos voltear el mundo y seguir de pie. Seguir leyendo “¿Y ahora qué somos?”

El Tornado

Cuando la pena trata de entrar a nuestra vida corremos a sellar las ventanas y a poner cerrojo a todas las puertas. Nos resistimos, sabemos que está allí afuera luchando por entrar, somos conscientes que su poder es tan grande que podría destruir las paredes que nos mantienen a salvo; corremos a escondernos en una nube de pensamientos positivos armando con ellos nuestro escudo para protegernos porque vemos que en cualquier momento las ventanas van a ceder y ese monstruo que batalla en el exterior desea entrar con fuerza avasalladora. Vemos a los dos lados buscando quien puede ayudarnos y aunque encontramos a nuestros mejores soldados sabemos que éste es un duelo, un cara a cara; así  que tratamos de ponerlos a salvo ¡y cómo no! si son nuestros mejores hombres. Seguir leyendo “El Tornado”

¿Un poco de amistad o un poco de amor?

Todas las personas en algún momento de la vida tuvimos un mejor amigo del sexo opuesto; pudo ser en la niñez, en la adolescencia o en la edad adulta. Ese mejor amigo/a se convierte en la persona perfecta para acompañarnos en las “decisiones” más trascendentes de nuestra vida – o eso creemos en el momento – ; en el caso de las mujeres ellos están para guiarnos e indicarnos cuando estamos metiendo la “pata” sobre todo en lo concerniente al amor y desde el lado de los hombres las mujeres somos sus orientadoras y asesoras de moda. El punto de vista del género opuesto siempre es bien recibido. Seguir leyendo “¿Un poco de amistad o un poco de amor?”

No soy tu mamá 

No soy tu mamá pero tú estás muy cerca de ser mi hijo; tu amor y tu presencia me llenan profundamente. Desde que nos vimos supe que por ti me perdería y desde ese día hasta hoy te has convertido en el centro de mi vida, conozco tu mirada cuando estás feliz y no hace falta que me digas cuando algo te perturba, sé lo que te gusta y lo que detestas hacer; sé cuando dices la verdad y sé muy bien cuando exageras y es que nuestro vínculo es tan grande que no necesito que tengas mi misma sangre para verte como mi hijo, tus virtudes las pongo en un altar y tus defectos para mi no existen, los ahijados son los hijos espirituales que Dios nos entrega así que me limito a amarte desde el alma.

Seguir leyendo “No soy tu mamá “

Gabu, mi Ángel de la Guarda

Desde siempre me he sentido identificada con lecturas concernientes a espiritualidad, mi deseo de conocer los matices de mi alma siempre ha sido un punto importante para mí. He indagado el corazón de distintas religiones, en unas me he sentido más identificada que en otras, comparto el sentimiento de búsqueda interior que posee la cultura Budista Tibetana, soy ferviente admiradora de la sabiduría del Dalái lama y aunque esa religión me apasiona porque es tan amplia e interesante soy fiel a los principios y creencias católicas que es la iglesia a la que pertenezco, me llama muchísimo la atención vivirla y comprenderla, no voy a negar me parece un poco complejo entenderla y es que mi religión habla claramente de no emplear la lógica sino simplemente tener fe y esto es suficiente para cualquier católico porque la fe se siente y aunque no tienes garantías de nada simplemente sabes que es cierto y confías plenamente. Eso es lo que siento al pensar en mi ángel de la guarda, no lo he visto pero puedo decir que se ha hecho sentir y que ha hecho su presentación ante mí durante todos estos años.

Seguir leyendo “Gabu, mi Ángel de la Guarda”

El mañana te enseña lo que hoy no comprendes

Tantas veces he dicho:  – esto no me lo merecía, ¿por qué sólo a mí me suceden estas cosas? – en ese momento siento que si existe una nube de azufre seguramente está posada sobre mí, me contento pensando en la frase “todo sucede por algo” y aunque no encuentro ninguna revelación por el momento, me aferro a ese pensamiento. Seguir leyendo “El mañana te enseña lo que hoy no comprendes”