Tú conmigo, Yo contigo

Siempre he sido cercana a mis mascotas, me gustan mucho los animales y con el tiempo he aprendido a amarlos más, no son solo una compañía en nuestras vidas, no son un adorno más y sin duda no son simples objetos que adquirimos para tenerlos en casa sin brindarles mayor importancia; son un miembro más de nuestra familia y como tales debemos quererlos, respetarlos y darles su lugar.

No comprendo los hogares que tienen mascotas y no se ocupan de ellas, pienso que el tener una implica una seria decisión y si no estás dispuesto a abordarla es mejor abstenerse. Desde el momento en que eliges tener una debes saber que:

  • Demanda de un presupuesto adicional ya que es una boca más que alimentar, un paciente que llevar al médico.
  • Debemos velar por su seguridad.
  • Estamos en la obligación de atender sus necesidades (sacarlos a pasear, son animales libres no deben estar confinados al interior de una casa).
  • Es básico dedicarles tiempo y paciencia.
  • Sobre todo debemos brindarles amor pues el que recibiremos de ellos es incalculable.

No exagero al referirme a ellos como un integrante más de nuestra familia pues así es y es muy enriquecedora su presencia ya que recibimos de ellos incluso más de lo que damos, por ejemplo la incondicionalidad y la alegría interminable cada vez que nos vemos.

Debemos respetar a quienes no gustan de las mascotas y eso nada de malo tiene por el contrario poco respeto siento por quien las tiene y no las sabe cuidar, asimismo a quienes no les agraden los animales debe respetarnos de la misma forma en que nosotros lo hacemos y comprender lo que significan para quienes los acogemos. No puedo comprender el mal que hacen con simples imputaciones, mofándose o ridiculizando cualquier acción de caridad que tengamos con los animales callejeros con comentarios cómo: “hay tanta gente que no tiene que comer y ustedes alimentando a animales” o “llora por un ser humano no por una mascota”, personalmente soy incapaz de comparar o decir que la vida de un ser humano es inferior a la de un animal pero existen varias instituciones benéficas que ayudan a las personas y muy pocas a los animales y por último en la calle vemos a muchísimas personas que se encuentran en esa situación por costumbre y pocas ganas de querer trabajar (no generalizo) mientras que los animales son indefensos y en muchos casos se encuentran deambulando por irresponsabilidades humanas; en todo caso el amar y ayudar a estos animalitos no nos hace malas personas ni indolentes con la pobreza y desgracia humana simplemente sabemos reconocer la importancia que tienen las mascotas y animales en la vida de una persona.

Tengo una Schnauzer de 8 años, es preciosa, tiene tremenda personalidad; desde pequeña se impone con mucho ímpetu en cualquier situación,  es extremadamente familiar tanto que puede dejar de comer por días si uno de los integrantes de la familia no se encuentra presente, mis dos hermanos hace poco se independizaron de casa y es muy notoria la falta que ellos causan en ella, cada que los ve los recibe con una emoción sin igual y su rabito que no para de tambalear; su felicidad al verlos es proporcional a la tristeza de cuando los ve marchar. A mi madre nunca le gustaron las mascotas, si antes las tuvimos no fue por su voluntad sino por complacernos pero desde la llegada de Malú las cosas cambiaron por completo y en extremo, se convirtió en la niña de la casa, es decir mi hija de 4 patas, la nieta para mis padres y la sobrina para mis hermanos y es que su presencia unió mucho más a la familia, es el ser que cada día nos hace reír con sus juegos ya que no perdona que alguien al terminar de comer se levante de la mesa y lo convierte en su víctima de juego sin quedarse tranquila hasta que se la persiga por 10 minutos con un hueso que lleva en su boca eso nos hace querer permanecer mucho tiempo sentados sino ¡ya sabemos a lo que nos atenemos!; entiende absolutamente todo lo que le decimos y no ha recibido entrenamiento solo mucho amor y atención, no sabemos en realidad si ella entiende nuestro idioma o nosotros el suyo ya que con solo verla o interpretar sus gestos sabemos lo que ella quiere o qué es lo que le sucede; llegada la noche al ponerle en algunas ocasiones su pijama es ella quien alza sus patitas a manera de ritual metiendo cada una por la manga que toca; en la mañana sabe a quien despertar y a quien no asimismo cuando hace sus travesuras sabe de quien esconderse y es que reconoce muy bien a quien perjudicó, no hay manera de engañarla cuando se trata de la hora del baño ni tampoco ella nos deja pasar la hora del paseo, es uno más de la familia y todos la amamos de la misma manera.

Hace una semana nos enteramos que la niña de la casa es víctima del Cáncer y sé que pocas personas pueden entender la impotencia y el dolor que sentimos; mucho menos entienden que estemos dispuestos a costear esa enfermedad y a organizar nuestros horarios para en su convalecencia cuidarla y es que nadie comprende que un perro, un gato, cualquier mascota es una vida, una vida que ha venido para complementar la nuestra y para convertirse en un integrante más de la familia.

Con la ayuda de Dios, Malú se operará esta semana y saldrá victoriosa de la enfermedad; espero y tengo fe en que por algunos años más siga acompañándonos y velando por nosotros de día y de noche como hasta el día de hoy lo ha venido haciendo.

Dicen que los animales no tienen alma pero al compartir con ellos, recibir su amor y bondad puedo refutar esa teoría.

Anuncios

7 comentarios sobre “Tú conmigo, Yo contigo

  1. Malú es un guerrera 🙂 de hecho seguirá demostrando lo fuerte que es y dándoles todo su amor y lealtad 😉 Sabes a mi madre tampoco le gustaban las mascotas(en especial los gatos), pero desde que llegaron los tres gatos samurai a casa (Mike, Botas y Maca) sin querer queriendo ella se encariño, ahora andan felices los cuatro 😀 😀 Un gran abrazo y gracias por darle me gusta a mis publicaciones. 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. Desafortunadamente yo perdí hace poco a nuestra peluda, una perra criolla cruza de boxer y akita que recogieron de la calle junto con su mamá y sus ocho herman@s. No tuvimos oportunidad de hacer mucho, para cuando supimos que estaba enferma la insuficiencia renal ya era irreversible y casi total, los riñones habían perdido su forma, era un defecto congénito que nunca dio síntomas en los seis años que estuvo con nosotros, si no hasta el final. Todavía ahora cuando me acuerdo de ella lloro, tenemos un gran frío en la casa y el corazón. Llena a Malú de amor, suceda lo que suceda ella y tú agradecerán mucho todo ese cariño el tiempo que estén juntos. Les deseo que se mejore.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, lamento mucho tu pérdida es increíble como nuestras mascotas se ganan nuestro corazón y se vuelven un integrante más de la familia, seguro aún te está cuidando desde el cielo. Muchas gracias por tus deseos para Malú, la operación salió muy bien ahora la apoyaremos en su tratamiento 😊. Un abrazo grande

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s